Etiquetas

Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio (Mc 5, 32)… Y qué dijo Dios al final de la creación del hombre? No fue acaso, “el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne”? Y es que es posible dividir la carne en dos y poder seguir viviendo?

Entonces, por qué existe el divorcio? No es acaso por la testarudez del hombre? Por qué Moisés permitió y declaró dar a la mujer (y no al hombre) un acta de divorcio? No fue acaso para que el hombre haga lo que quiera? Para que su corazón se desvíe del camino de Dios? Pero si el matrimonio se separa, quien se vuelva a casar o a unir con otra persona ya está cometiendo adulterio.

Así que, mis amadísimos hermanos, no nos dejemos llevar por las cosas de este mundo, porque no nos llevarán al verdadero plan de Dios, que ha sido la de darnos el verdadero amor, el amor que santifica, que une, que entrega, no nos hizo para que vivamos enemistados ni separados, sino para que, quienes se casan, vivan la perfección del amor.

Anuncios