Etiquetas

Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado (Mt 5, 42)… Que difícil es para nosotros desprendernos de las cosas… “Da al que te pide”, y no es porque veamos a otras personas que pueden trabajar y no lo hacen, que prefieren pedir que ganarse un salario, pero realmente no sabemos la situación en la que esas personas están, no sabemos (ni nos preocupamos por saber) como pudieron llegar a esa situación.

Ciertamente que muchos (no todos) lo hacen por “pereza” o por “comodidad”, pero realmente sabemos quienes lo hacen porque realmente lo necesitan? Y también debemos tener muy presente algo, Cristo Jesús está en cada uno de ellos, que piden por necesidad o no, en cada uno de ellos está la Gracia y el Amor de Dios, y no debemos cerrarnos a ese amor que se nos ha dado sin medida.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no miremos a quienes nos piden ayuda, demos de cuanto tenemos para ayudar a nuestros hermanos necesitados, no dejemos que el odio y el egoismo nos aparten de esas oportunidades que Dios nos presenta para amarnos aún más, demos de eso mismo que Dios nos da gratuitamente.

Anuncios