Etiquetas

No hagan como los paganos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan (Mt 6, 8)… No estemos como los no creyentes, que se la pasan diciendo discursos para pedirle a Dios lo que necesitan, o es que acaso Él no sabe lo que necesitamos? Acaso Él no sabe lo que realmente necesitamos? Acaso Él no sabe lo que vamos a decir, incluso antes de nosotros pensarlo?

De que nos sirve decir tantas cosas en la oración, si precisamente la oración es una conversación con Dios, es un dialogo que se establece entre Dios y el hombre, y si estamos hablando todo el tiempo, en qué momento nos hablará Dios? Si estamos diciendo discursos, en qué parte de la conversación escucharemos a Dios? Cómo sabremos que es lo que Él quiere de nosotros? Cómo nos podrá decir cuál es el camino que debemos seguir?

Así que, mis amadísimos hermanos, no nos desconcentremos mientras estamos en nuestra conversación con nuestro mejor amigo, con quien nos entiende perfectamente, no dejemos que nos alejen de la oración, al contrario, visitémoslo más a menudo y conversemos con Él, que siempre nos está esperando para escucharnos y para decirnos que debemos hacer en nuestro caminar.

Anuncios