Etiquetas

​He venido a traer el fuego a la tierra (Lc 12, 49)… Ha venido a traernos el Espíritu Santo, que nos purifica, nos santifica, nos pone en el crisol para eliminar de nosotros toda clase de impurezas, para que así podamos entrar al Reino los Cielos, limpios de todo pecado, de toda maledicencia.
Y cuando nos dejamos inundar del Espíritu Santo, comenzamos a ser diferentes, dejamos de ser partes de este mundo, aunque vivimos en él, dejamos de pensar en las cosas de este mundo y comenzamos a trabajar por el Reino de Dios, y esas transformaciones que el mismo Espíritu hace en nosotros el mundo lo rechaza y las personas que están a nuestro alrededor que no han experimentado esas transformaciones se vuelven en contra de nosotros.
Por tanto, mis amadísimos hermanos, recordemos siempre que hemos sido creados para amar, hemos sido creados para llegar al Reino de los Cielos, para llevar ese amor de Dios a todos lados, a todas las personas, dejémonos renovar por ese Espíritu que Cristo Jesús a querido dejarnos para purificarnos, para entregarnos su amor y su perdón.

Anuncios