Etiquetas

​Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? (Lc 1, 43)… Hay tanta polémica entre los cristianos acerca de la Ssma Virgen María, y no revisamos o no estudiamos bien las Escrituras, ya desde el principio Isabel reconoció que María es Madre de Dios.
Y cuántos no piensan o creen que María Virgen es hija del maligno o proviene de él, pero acaso Dios nacería de alguna mujer impura? Nacería de una mujer con mancha de pecado? Indudablemente que no, pero, y si así fuera? No sería capaz Dios mismo de purificarla para nacer Él? Y si el suelo que Él mismo pisó Lo convirtió en Tierra Santa, cuanto más aún sería Santo el vientre que lo tuvo y el seno que lo amamantó.
Así que, mis amadísimos hermanos, no nos ceguemos ante el gran poder de Dios, no dejemos que otras personas nos nublen la mente y respetemos a la Madre de Dios, amemosla como a nuestra madre, porque lo es, el mismo Cristo Jesús nos la quiso dejar para que nos cuide y nos proteja, la subió a los Cielos en cuerpo y alma para que su Madre no conozca la corrupción, y si hasta ese punto la amó, por qué no hacer nosotros lo mismo?

Anuncios