Etiquetas

​Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos (Mt 19, 23)… Antes que nada, debemos definir qué es ser un rico, y no es más que una persona que está apegada a bienes materiales, que su interés no es más que acumular bienes de este mundo, y sólo así podremos comprender este pasaje.
Porque, quién es más rico que una persona sin dinero pero únicamente piensa en tenerlo? Quién es más pobre que una persona con mucho dinero pero ayuda sinceramente a los más necesitados, ni tiene puesta su esperanza en los bienes de este mundo pero sí en los bienes eternos? No es más difícil para el primero reconocer que hay un Dios único y verdadero que para el segundo?
Así que, mis amadísimos hermanos, no nos dejemos llevar por la felicidad y estabilidad que nos ofrece este mundo, al contrario, busquemos más bien ayudar a los más necesitados, visitar a los enfermos y a los encarcelados, vestir al desnudo, alimentar al hambriento y al sediento, enseñar a quien no sabe, corregir a quien se equivoca, todo esto con humildad y sencillez, y veremos la verdadera alegría y la verdadera esperanza delante de nosotros.

Anuncios