Etiquetas

​Seamos agradecido, primeramente a Dios, por todas las cosas que tenemos, comenzando por el don de la vida, nuestras familias, nuestros amigos, pero sobretodo la salud. Alabemos a Dios en todo momento, y recordemos que Él siempre escucha nuestra súplica y nuestro ruego (Evangelio del día: Lc 17, 11 – 19).

Anuncios