Etiquetas

​No busquemos que las personas aplaudan nuestras obras, al contrario, busquemos agradar a Dios amando a nuestro prójimo, conocido o desconocido, amigo o enemigo, porque nuestra vocación es hacia la perfección en el amor, es la santidad, llevando como modelo en nuestro corazón a Cristo Jesús (Evangelio del día: Lc 11, 42 – 46).

Anuncios