Etiquetas

(De las disertaciones de San Gregorio de Nacianzo, obispo) Dios nos pide cosas insignificantes y promete en cambio grandes dones, tanto en este mundo como en el futuro, a quienes lo aman sinceramente. Sufrámoslo, pues, todo por Él y aguantémoslo todo esperando en Él; démosle gracias por todo; encomendémosle nuestras vidas y la de aquellos que, habiendo vivido en otro tiempo con nosotros, nos han precedido ya en la morada eterna (Evangelio del día: Lc 16, 1 – 8).

Anuncios